Sáb. Oct 16th, 2021

El Museo Elder de la Ciencia y la Tecnología se ha sumado a los puntos de recarga de vehículos que han diseñado estudiantes del IES El Rincón de Las Palmas de Gran Canaria. En concreto, desde este agosto los usuarios de monopatines o bicicletas eléctricas tienen en el frontis del espacio de divulgación más visitado de Canarias. La plataforma de recarga, que también sirve para smartphones, ha sido diseñada íntegramente por estudiantes del centro de FP que más emprendedores forma en las islas.

El director del Museo Elder, José Gilberto Moreno, subraya que los planificadores de ciudades inteligentes están invirtiendo en tecnología que promueve la salud y el bienestar de sus ciudadanos. La movilidad urbana es un área en la que se centran y recuerda que en Dinamarca los usuarios de este tipo de vehículos han generado un considerable descenso de bajas médicas porque los usuarios llegan al trabajo o al hogar relajados, sin necesidad de descomprimirse, una gran diferencia con respecto a su estado mental después de sentarse en un automóvil en el tráfico de la ciudad.

La red de la que forma el Museo Elder está hecha de paneles solares, baterías y un generador de respaldo comenzó a operar este mes. El aumento de esta tecnología se encuentra entre una serie de estrategias para mejorar la resiliencia energética en Canarias a medida que permite no saturar la red, que debe estar equilibrada en todo momento entre el suministro y la demanda de electricidad. 

Playas digitales y educación desde Museo Elder

El director del Museo Elder, José Gilberto Moreno, destaca que el avance hacia un modelo más humano de gestión de la ciencia en el ocio combina tecnologías de infraestructura inteligente con análisis de datos avanzados y aprendizaje automático para generar nuevos conocimientos pronosticados y en tiempo real sobre las condiciones y las visitas a playas como Las Canteras. La participación pública a través de la educación, la consulta en línea y elementos creativos en el paisaje urbano de la playa dará vida al proyecto. Por ello, el papel del Museo Elder como catalizador de educación entre estudiantes.

Actualmente, existe una inconsistencia en la naturaleza de la recopilación de datos de playas a lo largo de los 1.500 kilómetros de costa de Canarias, con diferentes ayuntamientos que recopilan información diferente relacionada con el número de personas, la actividad y las condiciones localizadas. La recopilación y el registro de información sobre el uso de la playa es una tarea imprecisa y que requiere mucho tiempo para los socorristas profesionales.

El Museo Elder está generando desde hace años enfoques colaborativos, efectivos y consistentes basados en evidencia para la gestión de riesgos de seguridad en las playas en todas las entidades especializadas en la gestión de playas en tierra. 

Entre los resultados que se esperan destaca el acceso a nuevas tecnologías para la gestión de la seguridad de las playas, la creación de base de datos centralizada de condiciones oceánicas, visitas y actividad de salvavidas y el desarrollo de paneles de control con datos en tiempo real de las playas que respaldan en gran medida las pruebas de sensores. A final, el resultado es un marco bien desarrollado y probado para brindar valor inmediato a socorristas en las playas y respaldar la planificación a mediano y largo plazo para la gestión de la seguridad en las playas a través de la educación entre los jóvenes en el Museo Elder.

Por